De las líneas amarillas a las Líneas rojas: Comienzan mis líneas naranjas


De las líneas amarillas la Líneas rojas: Comienzan mis líneas naranjas


Llevo cinco años trabajando con líneas amarillas, las he encontrado alrededor del mundo que he transitado: en andenes de estaciones de tren, en carreteras de alta montaña donde he recorrido kilómetros de esos que te dejas la vida (por las alturas), en la ciudad de Alicante, mi segunda casa, donde hay toda una calle dedicada al camino de baldosas amarillas, en paredes pintadas a modo grafiti, en cuadros de museos de Louvre, en el Reina Sofía, en la Piazza Navona, en una calle del Trastevere….líneas y baldosas. Las que me han hecho transitar desde la oscuridad hasta la luz, la que comenzó un día del año 2000 y ha terminado un día del año 2015. Mis líneas y baldosas amarillas ya han cumplido su función, van solas, transitan por el mundo ayudando y acompañando a caminantes del alma.


Ahora han llegado las líneas rojas. Las que hacen que no se crucen ciertas fronteras, las que ponen límites, la que me llevará a no transitar por el camino del miedo. Líneas rojas para aquellos que creen que todo vale, que todo se puede comprar, que mis tragaderas son como la Fontana de Trevi. Hay una línea roja que va hasta el sumidero de las fosas de las Marianas, donde se depositará todo lo que ya no me sirve, lo que no necesito, lo que no me hace falta para este viaje. Línea roja para los defraudadores, para los embaucadores, para los sectarios, para los envidiosos, para los trápalas, para los bandidos del alma y los asesinos de sueños. Línea roja para los que no me quieren, para los que dicen que me quieren con la mano abierta siempre pidiendo algo a cambio.

Línea roja para la mentira, para los mentirosos, para los que venden amor y no se aman a sí mismo. Línea roja para los que arrastran ego obesidad mórbida, para los que me han vendido el bálsamo de fierabrás. Línea roja para los que son malas personas: No todo el mundo es bueno, lo he aprendido…hay gente mala. Y mala gente. He de matizar: No es que haya gente mala (que si la hay) sino gente que no te conviene. Aunque he de decir que hay muchas más personas bellas y llenas de luz. Línea roja para mi boca, la que debe aprender a decir que “no”, y cuando digo no es que “no”. Línea roja a la manipulación, a la responsabilidad personal de haberme dejado manipular. Línea roja a las propias líneas rojas Como dijo el cuervo de Edgar Allan Poe, en su poema “The raven” “Nevermore, nevermore”.


Porque si unes la línea amarilla con la línea roja, sale una nueva línea: la línea naranja.

Y la línea naranja la he encontrado en los campos de Andalucía, en los Patios de Sevilla con olor a jazmín y madreselvas, en los atardeceres del Guadalquivir en el Ocaso, en los naranjos que impregna mi vida. El color naranja represetna la alegría,la audacia, la diversión, y representa emociones positivas y a personas creativas.

Así que naranja para mis proyectos, naranja para mis lágrimas, naranja para compartir abrazos con mis amigos, narnaja para el amor verdadero, naranja para mis proyectos, naranja para mis recuerdos , Naranja para esta parte del camino de mi vida.


Mis pinceles me pertenecen, Y soy arquitecto de mis sueños, y entrenador de mi alma.

#emoción #conciencia

Últimos post
Post recientes

 

Puedes suscribirte a mi boletín si deseas estar al corriente de mis novedades y actividades.

Cada mes, en tu correo, recibirás posts seleccionados de mis blogs. asi como información de seminarios, cursos, libros,  novedades de la agenda y articulos  publicados en prensa,

Contacta

© 2014. José Luis Fuentes

 

© José Luis Fuentes

Oficina Centtral : Sevilla

(34) 695568038

contacto@joseluisfuentes.com

Sígueme

  • Icono de la aplicación de Facebook
  • LinkedIn Icon App
  • Wix Twitter page
  • Wix Google+ page
  • YouTube Classic